Carreras de relevos 4×400

Las pruebas de relevos son un gran medio de entrenamiento e iniciación al atletismo, al ser muy atractivas y motivantes.

Las características fundamentales son:

  • · Es una prueba que se realizan por equipos.
  • · Los integran cuatro componentes.
  • · Tiene una gran influencia la ejecución correcta de la técnica de cambio.
  • · Influencia de los factores testigo, zona de cambio, rivales
  • .Lo importante es la velocidad del testigo, que debe ser máxima y constante.
  • El cambio del testigo se realiza en una zona de transferencia de 20 metros.

Como se ha comentado anteriormente, una de las características que condiciona el resultado y el entrenamiento en las pruebas de relevos, es la obligatoriedad de entregar el testigo dentro de una zona que se conoce como de transferencia.

La transferencia ha de efectuarse en una zona de veinte metros. En las pruebas de relevos 4×100, 4×200 o menos, a los 20 metros de zona de transferencia, se le suman 10 metros que se denominan prezona, es la zona que precede al cambio, que permite al receptor acelerar para alcanzar la velocidad óptima para la realización del cambio. En los diez metros anteriores –prezona- el corredor que espera (receptor) puede comenzar su aceleración, pero no puede coger el testigo hasta estar en la zona. El testigo debe ser portado en una mano durante todo el recorrido, si se cae, debe ser recogido por el mismo atleta que lo ha caído. Una vez transferido el testigo, los corredores deben permanecer en sus calles hasta que la pista quede despejada. El testigo no puede lanzarse, ni pasar, solo entregarlo de mano en mano.

Lo fundamental en los relevos es que se aproveche al máximo la zona de transferencia y que el testigo sea recibido por parte del receptor, a la misma velocidad que se lo entrega el portador.

En la prueba de relevos 4×400 metros, no es determinante la ejecución de los cambios para la obtención de un buen resultado. No obstante, es necesario conseguir que el testigo pase de un corredor a otro sin perder velocidad.

El primer relevista sale desde los tacos de salida y con salida compensada. Este relevista corre y entrega por calle, pero tras las primera curva del segundo relevista, hay calle libre. La zona de entrega del testigo es de 20 metros, no existiendo prezona y cada atleta cubre aproximadamente 400 m.

El orden de colocación de los receptores, en la posta tercera y cuarta, se corresponde con el orden de paso de sus equipos por la salida del 200, situando al receptor de las calles interiores a las exteriores por el orden que se ha establecido.

El receptor debe observar y apreciar la velocidad a la que viene su compañero y comenzar a correr para “arrastrarle”, para conseguir lanzarse. Hay que tener en cuenta que en el momento del cambio puede haber empujones, desplazamientos laterales y atletas que han realizado la entrega y obstaculizan la trayectoria de otros atletas.

El testigo siempre, es recogido por la mano izquierda, debido a la colocación de salida del atleta (en curva), permitiéndole correr por la parte exterior de la calle, sin pisar la línea interior, en el primer cambio o pisar el bordillo en el tercer y cuarto cambio. Una vez recogido el testigo con la mano izquierda, el atleta se lo pasará a la mano derecha, protegiéndolo con su cuerpo.

El receptor debe adaptarse a la velocidad a la que llega el portador e intentar evitar los choques y codazos que pueden terminar en una caída bien del atleta o del testigo

Antonio Sánchez Muñoz

About these ads